Siguenos en:

Facebook

Indice - Formación

Capítulo 1. Procesos de formación de capacidades para la gestión territorial

El enfoque sistémico del desarrollo de los territorios rurales tiene como uno de sus principios centrales la valorización del ser humano, entendido como ser social, como la fuerza impulsora y receptora de las transformaciones en su relación con la naturaleza. Poner como centro del desarrollo al ser humano, social e individualmente, en el proceso que significa el mejoramiento de sus condiciones de vida bajo una mirada prospectiva, es el mayor aporte del enfoque territorial. Este enfoque parte del reconocimiento de las capacidades propias de las personas y las potencialidades de cada territorio, y moviliza esfuerzos para fortalecer y formar las capacidades humanas para la gestión territorial. Esto requiere de un reaprendizaje en la forma de pensar y abordar lo rural y su desarrollo.

Cambio de paradigma

Los territorios rurales se entienden como sistemas complejos, con posibilidades inéditas, y como construcción sociocultural e histórica, con dinámicas propias, insertas en procesos nacionales e internacionales. El desarrollo sustentable, endógeno y participativo de los territorios rurales, en el marco de políticas públicas nacionales o regionales, requiere de una mirada diferente. El abordaje parcelado y sectorializado de la ruralidad ha impedido su comprensión y transformación integral. Es necesario generar o reforzar capacidades para relacionar los diversos conocimientos, articular las partes y el todo, de manera que los gestores del desarrollo rural territorial puedan concebir las interrelaciones entre lo global y lo local, como también entre las múltiples dimensiones del desarrollo sostenible. Sin esecambiode pensamiento, no puede producirse una acción transformadora incluyente y eficaz, portador de esperanza y capaz de mejorar la calidad de la vida en los territorios rurales. De ahí la importancia de formar y fortalecer la capacidad de pensar y actuar en forma sistémica.

Comparte

Share