Siguenos en:

Facebook

Indice - Formación

Capítulo 9. Función y modalidades de la evaluación en acciones formativas vinculadas a la gestión del DRT

La formación de gestores y gestoras del desarrollo rural con enfoque territorial requiere de procesos y procedimientos de evaluación acordes con la naturaleza y finalidad de una formación estrechamente asociada a la gestión territorial, ya sea en el ámbito de las políticas públicas y la institucionalidad nacional o en el de territorios específicos.

En general, este tipo de evaluación tiene por finalidad:

  • verificar el logro de los objetivos y resultados propuestos
  • identificar aspectos positivos o negativos de la experiencia formativa
  • señalar mejoras en el proceso de formación: diseño, ejecución de acciones específicas  material didáctico o metodológico

Las modalidades de evaluación de este tipo de formación son varias, e involucran a los equipos que tienen a su cargo programas formativos o cursos específicos, a facilitadores o facilitadoras de cada curso o taller, y a quienes participan en ellos para formarse o ampliar sus conocimientos, ya sean gestores o gestoras del desarrollo territorial, responsables político-institucionales, o formadores y formadoras. A continuación se mencionan algunas de estas modalidades de evaluación:

  • autoevaluación individual o grupal del logro de los objetivos de aprendizaje presencial o a distancia;
  • autoevaluación individual o grupal de la aplicación de lo aprendido en la gestión territorial;
  • evaluación de cada acción formativa por quienes han participado de una u otra manera en el interaprendizaje;
  • valoración colegiada integral de los cursos y del programa formativo en su conjunto, por parte del equipo responsable;
  • evaluación externa por parte de personas conocedoras del proceso de formación y gestión territorial.

Los resultados de las evaluaciones deben devolverse a quienes participaron en las acciones formativas, ponerse a disposición de las instancias colegiadas correspondientes, e incorporarse a la rendición de cuentas y a la auditoría social de dichos procesos.

Procedimiento de evaluación de los cursos en el Programa Regional de Formación de Capacidades
La evaluación de los cursos regionales, subregionales y nacionales impartidos en el marco del programa centroamericano ha incluido:

  • evaluación de contenidos, metodología y logística por participantes en cada encuentro presencial, procesada cuantitativa y cualitativamente, resumida e incluida en la Memoria de cada evento formativo;
  • valoración del logro de los objetivos de aprendizaje propuestos, con los ajustes requeridos durante el desarrollo de cada curso o taller;
  • autoevaluación informal diaria y final por los equipos de facilitadores;
  • balance grupal de resultados obtenidos en la aplicación de lo aprendido en procesos de gestión territorial;
  • valoración autocrítica y propositiva  del diseño de los cursos en el Programa Regional de Formación, como punto de partida para su rediseño.

La rendición de cuentas al concluir la fase de trabajo en territorio correspondiente a los cursos regionales se ha realizado ante la respectiva Comisión Nacional para la Ejecución de la ECADERT.

Autoevaluación y reformulación de los cursos centroamericanos
La evaluación por participantes en los dos primeros cursos regionales en gestión del DRT fue muy positiva, en términos de sus contenidos, metodología y aprendizajes, como lo fue también la valoración de los resultados obtenidos en cuanto a su contribución a procesos nacionales o territoriales.  No obstante, el equipo a cargo del programa regional consideró conveniente efectuar una revisión a fondo de la estructura y diseño de los cursos e identificó una serie de aspectos a mejorar así como algunos cambios requeridos por la creciente demanda de formación con recursos limitados.

Lo antedicho se tradujo en varias decisiones ya implementadas:

  • diseñar un curso conceptual y otro metodológico e instrumental;
  • ampliar el número y diversificar el perfil de las personas participantes en los cursos conceptuales, incluyendo a responsables nacionales cuyas funciones no requieren de aprendizaje instrumental;
  • enfocar la formación propiamente metodológica e instrumental en las necesidades concretas de la gestión del desarrollo en los territorios;
  • organizar cursos subregionales y nacionales, a fin de multiplicar el número de personas formadas con menor cantidad de recursos y aprovechar al máximo las capacidades disponibles en cada país;
  • conformar y fortalecer equipos nacionales de formadores;
  • promover programas nacionales de formación de capacidades en gestión del DRT, en coordinación con la respectiva Comisión Nacional para la Ejecución de la ECADERT;
  • apoyar a los equipos nacionales para agregar valor regional e internacional a los cursos nacionales, y
  • enfocar esfuerzos en la producción de material didáctico y metodológico de utilidad para sus acciones formativas.

 

Comparte

Share