Siguenos en:

Facebook

Indice - Formación

Conclusión

En síntesis, la formación de gestores del desarrollo rural con enfoque territorial y sistémico requiere de una asociación estrecha entre preparación teórico-metodológica y asimilación de los principios y valores del desarrollo endógeno sostenible y participativo. Es necesario asimismo comprender la naturaleza y progresión no lineal de los procesos de gestión social del desarrollo territorial, tal como se dan en la realidad.  Gestores y gestoras tienen que desarrollar habilidades comunicacionales y destrezas para la facilitación de procesos dialógicos, familiarizarse con herramientas y buenas prácticas para las principales tareas que es necesario realizar, y aplicarlas en sus territorios, con el debido acompañamiento y asesoría.  Es importante, igualmente, sistematizar esas experiencias de formación y gestión, a fin de extraer y compartir las lecciones aprendidas.

Un proceso formativo, inserto en procesos de incorporación de enfoque territorial a las políticas de desarrollo rural, e integrado a dinámicas territoriales preexistentes e iniciativas en marcha, puede contribuir tanto a la formulación y ejecución de programas de desarrollo rural territorial como a la gestión social del desarrollo en territorios priorizados por éstos.   El desarrollo sostenido e integral de los territorios requiere del fortalecimiento de las capacidades de los actores sociales e institucionales, gobiernos locales y sociedad civil, como también del sector privado y asociativo en cada territorio.

Comparte

Share